Sariñena

MonteCorona/ Sabiñanigo
13/03/2018
Sabiñanigo
13/03/2018

Sariñena se encuentra situada al norte de la Sierra de Alcubierre. Está enclavada entre la parte central del valle del Ebro y las últimas estribaciones del somontano oscense. Está ubicada entre las cuencas de los ríos Alcanadre y Flumen.

Sariñena asciende desde la vega del río Alcanadre al este, hasta una meseta («saso»).  Separa las cuencas de los dos ríos, llenando la laguna del municipio. La depresión de la meseta limita el pueblo por el oeste.

El pueblo se organiza en tres niveles: río, saso y un nivel medio, que corre de norte a sur adaptado a la orografía del terreno.

El paisaje de Sariñena presenta un notable contraste entre las zonas ribereñas del Alcanadre.

Encontramos terreno de huertas con más de un milenio de antigüedad y constituido por cientos de pequeñas parcelas dedicadas tradicionalmente al cultivo de hortalizas y frutales.

Los sasos que se extienden a ambos lados de la vega del río. Hasta hace unos años eran zonas de secano y en la actualidad lo son de cultivo de cereales y forrajes.

En lo que a su historia se refiere, Pedro I reconquistó Sariñena en 1100 a los musulmanes.

Poco después se convirtió en tenencia y se entregó a Fortún Sánchez (1101-1105).

En esta población redactó Alfonso I su segundo testamento poco antes de morir. Perdida tras su muerte, fue recuperada por Ramón Berenguer IV. Su carta de población, otorgada en octubre de 1170 por Alfonso II, concedía a sus pobadores los términos de Sariñena, los fueros de Zaragoza, y permiso para practicar acequias en los ríos Alcanadre e Isuela.

En 1372, Pedro IV incorporó esta villa y sus aldeas a la Corona de Aragón.

En1381 le fue concedido el privilegio de celebrar ferias y mercados.

La Reina María, en 1422, autorizó a los sariñenenses la construcción de un puente sobre el Alcanadre, permitiéndoles el cobro por el uso del mismo.

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, en el término municipal de Sariñena, fue fundada en 1507 por los condes de Sástago y señores de Pina, doña Beatriz de Luna y don Blasco de Alagón. Sin embargo, la escasa fertilidad de las tierras, el clima hostil de la zona y un brote de peste que provocó la muerte de varios monjes, fue determinante para que abandonasen el establecimiento, trasladándose a la Cartuja del Aula Dei en Zaragoza en 1563.

+info

Colegio participante

AULA EN BICI es posible gracias a:

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

política de cookies
, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso de cookies