Lanaja

Peñalba
31/01/2018
Lalueza
31/01/2018

El nombre de Lanaja es de origen árabe. En el siglo X, varias mesnadas de Abderramán III, vinieron en ayuda del rey de Zaragoza Abu Yahya, el mando de Nadja. Era un antiguo esclavo que llegó a ser el primer general del Califato y murió en el fosos de Simancas en (939).

Una hipótesis es que se dio el nombre de Al Nadja a este poblado en honor a Umm Kuraish al Nadja, hermana del general Nadja.

Son importantes los restos de construcciones árabes de Lanaja. La defensa, la atalaya denominada “Castillo de Montoro” y vivienda, son los restos del palacio-fortaleza llamada Mezquita, hoy la actual iglesia.

Jerónimo zurita cree que fueron los guerreros franceses, al servicio de Alfonso I, quienes se apoderaron de todas estas tierras entre 1.114 y 1.118. Tomaron Sariñena y otros lugares donde hasta entonces los moros se habían defendido en sus castillos. Por tanto, podemos situar la conquista cristiana de Lanaja hacia el año 1.115 en tiempos del Batallador.

Los árabes no fueron expulsados en Lanaja después de la conquista, sino que convivieron pacíficamente con los cristianos. Se mezclaron de forma que al cabo de los años ambas comunidades se fundieron en una.

Texto de un trabajo de Isabel Vargas y Consuelo San Millan

A partir de la época del siglo XVI, se puede suponer que no quedan restos materiales. Se piensa que se vería afectada por las distintas pestes de este siglo.

Probablemente a finales del siglo XVII o principios del XVIII pasara una época de esplendor económico.  De esa época son las dos ermitas más cercanas al pueblo, las de San Sebastián.

+info

Colegio participante

AULA EN BICI es posible gracias a:

LOGO_COLOR300